Imprimir esta página
¿Regalamos nuestros datos con el Big Data?
10 May

¿Regalamos nuestros datos con el Big Data?

¿Hemos perdido el control de nuestros datos sin ser conscientes de cómo los están utilizando? Esta pregunta es la que se debe responder la sociedad en general, no solo nosotros como clientes sino, también las organizaciones.

Cierto es que, los datos son la gasolina del siglo XXI y tenemos que tener en cuenta que se están convirtiendo en la nueva moneda de cambio en el espacio digital, pero… ¿A qué precio?

¡Perdiendo el control de los datos!

Para poder afrontar con éxito las nuevas leyes de LOPD, se tiene que conocer tres ámbitos específicos muy importantes, como son el Big Data, la ciberseguridad e innovación.

Actualmente, los datos que generamos mientras navegamos, como cuando participamos en redes sociales, utilizamos algún servicio privado o público o mismamente a través de los pagos online; están considerados como una gran materia prima que tiene un enorme potencial, pero no significa que todo esté permitido por este hecho.

Es lógico que las buenas prácticas y un marco jurídico actualizado son vitales para responder a esta nueva realidad porque los datos, por una parte, nos hacen la vida más fácil y por otra, nos plantean nuevos problemas de seguridad y privacidad.

Pero, aun a pesar de la existencia de reglamentos de protección, la tentación de recabar grandes cantidades de datos de forma fraudulenta o realizando malas prácticas es un hecho de actualidad.

Para esta nueva gasolina, consecuencia de la “hiperconectividad de la sociedad”, debe existir un marco normativo y legislativo bien diseñado, en el que haya un equilibrio entre el derecho a la privacidad y un uso positivo de las fuentes de datos.

hiperconectividad de la sociedad

El gran reto

Según los expertos es imprescindible contar con herramientas de seguridad para evitar fugas de información. Se tiene que aplicar una política de seguridad adecuada respeto al Big Data, estableciendo unos niveles de protección que estén proporcionados a los riesgos existentes, ya que es básico plantearse cómo se almacenan esos datos para que no caigan en terceros, como por ejemplo puede ocurrir con los datos sanitarios, que tienen un gran valor y no solo para en el sector de la sanidad.

Síguenos en:   

facebook twitter linkedin

Comparte en:  

 

Visto 1742 veces Modificado por última vez en Jueves, 12 Julio 2018 12:58
Inicia sesión para enviar comentarios